¿Cómo reducir la huella de carbono digital? 

Huella de carbono digital

Cuando visito un sitio web, envío un correo electrónico o uso las redes sociales, emito una pequeña cantidad de dióxido de carbono y es imposible no hacerlo, pero lo que sí está en mis manos es tener conciencia de ello y minimizar su uso, extensión y alcance para cuidar el planeta y lograr mis objetivos de negocio. 

A menudo pensamos que el mundo en línea es «invisible» y verde por defecto, pero todos nuestros datos se recopilan, procesan, intercambian y almacenan en enormes centros de datos a nivel mundial. 

Desafortunadamente, la mayoría de estos centros de datos todavía funcionan con la quema de combustibles fósiles y, por lo tanto, contribuyen a la emergencia climática. Además, hay más de 2 millones de cables en el océano, que conectan los centros de datos de un continente con otro, lo que significa que cuantas más emisiones de gases de invernadero agreguemos a la atmósfera, más cálido y caótico será el océano, lo que puede poner en peligro los cables submarinos y la nube. 

La cantidad colectiva del uso digital del mundo es monstruosa y cada vez más preocupante. Colectivamente, el mundo digital representa aproximadamente el 3% de las emisiones globales de efecto invernadero, más que la industria de la aviación global. 

Se espera que este número aumente significativamente en los próximos años a medida que más y más personas tengan acceso a Internet, el número promedio de dispositivos conectados por persona siga aumentando y la popularidad de los servicios de streaming como Netflix, YouTube y Spotify siga creciendo. 

  

¿Por qué deberíamos medir nuestra huella de carbono digital? 

La tecnología tiene un papel cada vez más importante en nuestra vida cotidiana y no debemos ignorar el impacto ambiental de la enorme cantidad de datos que necesitamos procesar y almacenar, o la fabricación, uso y la eliminación de la tecnología que utilizamos en nuestros hogares y oficinas. 

Como dijo el famoso Peter Drucker: «Si no puedes medirlo, no puedes mejorarlo«. Tener una comprensión clara de nuestra huella de carbono digital puede ayudarnos a evitar el desperdicio de energía y, por lo tanto, también el desperdicio de dinero. 

A continuación, les presento 3 canales que usamos a diario para comunicarnos y compartir contenido que deben ser medidos y hacer los esfuerzos necesarios para minimizar en todo lo posible las emisiones de CO2. 

  

Video Llamadas 

Las videollamadas han sido una solución brillante durante la pandemia de COVID-19, ya que ofrecen una gran alternativa a los viajes de negocios. Sin embargo, las videollamadas también tienen su propia huella de carbono y es importante cuestionar la necesidad de transmitir videollamadas frente a las alternativas de llamadas tradicionales. 

Con las opciones limitadas actuales para ver a nuestros colegas, es natural que queramos mantener nuestras cámaras encendidas. Sin embargo, si se une a un seminario web con docenas o cientos de participantes, puede reducir su huella de carbono apagando su cámara (a menos que esté planeando participar). 

Acciones: 

  • Solo enciende la cámara cuando realmente añada valor 
  • Usa un teléfono fijo o móvil para las llamadas 
  • Invita a menos personas a las llamadas 
  • Elije un proveedor de videoconferencias con el compromiso de utilizar energía 100 % renovable, por ejemplo Google Meet

Beneficios empresariales: 

  • Decisión estratégica clave para permitir que se cumplan los objetivos netos de cero emisiones con un mayor trabajo remoto 
  • Personal más productivo 

  

Páginas WEB 

En GrowBetter, estamos trabajado para ayudar a los usuarios a entender la huella de carbono de su sitio web. Dado el trabajo que hacemos, es esencial que nosotros, como equipo, tomemos el liderazgo en este tema, es así que ayudamos a nuestros clientes a reducir el impacto ambiental de sus sitios web. 

Trabajamos junto a Ecoping una herramienta útil para evaluar las emisiones periódicamente de CO2 y el consumo de energía de su sitio web. 

Incluyendo el sistema completo que hace que Internet funcione, una carga de página típica de un sitio web promedio produce aproximadamente 1,76 gramos de CO2 por página vista. 

Si se tiene en cuenta que la mayoría de los sitios web tienen miles de visitantes al mes, esto equivale a una gran huella de carbono. 

Sin embargo, también hemos visto que, con una cuidadosa atención a los detalles, las emisiones de los sitios web se pueden reducir hasta en un 90 %. 

Pero hay muchas cosas que se pueden hacer para reducir las emisiones del sitio web y, al mismo tiempo, mejorar la experiencia del usuario y el impacto comercial. El diseño web sostenible es bueno para los negocios, las personas y el planeta. 

Acciones: 

  • Cambiar a un proveedor de alojamiento ecológico 
  • Reduzca el tamaño de los archivos de su sitio web, nosotros te recomendamos Green Webspace 
  • Reducir las animaciones si no entregan valor. 
  • Reducir los guiones de seguimiento y publicidad 
  • Garantizar que la navegación y el descubrimiento de contenido sean intuitivos 
  • Usa marcadores para evitar buscar artículos que quieras volver a visitar 
  • Descargar en lugar de transmitir 
  • Desactivar la reproducción automática 
  • Promociona las credenciales ecológicas de tu sitio web 

Beneficios empresariales: 

  • Experiencia de usuario mejorada 
  • Mejores clasificaciones SEO 
  • Mejor estructura y búsqueda del sitio 
  • Reduce las páginas de rebote 
  • Mejores tasas de conversión 
  • Imagen de marca mejorada 

  

Correos Electrónicos 

La huella de carbono de un correo electrónico puede parecer relativamente pequeña a nivel individual, pero cuando esto se agrega a nivel de organización, ¡realmente aumenta rápidamente! 

Un estudio encargado por la compañía de energía OVO calcula que los británicos envían más de 64 millones de correos electrónicos innecesarios todos los días, y que, si cada adulto en el Reino Unido enviara un correo electrónico de «gracias” menos al día, ahorraríamos más de 16.433 toneladas de carbono al año, lo que equivale a 81.152 vuelos a Madrid o a sacar a 3.334 vehículos (Fuente: ‘Piensa antes de dar las gracias» por OVO Energy). 

Después de leer las cifras anteriores, es posible que se pregunte cuál es la huella de carbono de su bandeja de entrada. A continuación, se muestran las huellas de carbono promedio de diferentes correos electrónicos para ayudarte a calcularlo. 

  • Un correo electrónico no deseado tiene 0,3g de CO2e (dióxido de carbono equivalente). 
  • Un correo electrónico innecesario, es decir, un correo electrónico con hasta cuatro palabras tiene aproximadamente 1g de CO2e. 
  • Un correo electrónico estándar tiene 4g de CO2e. 
  • Un correo electrónico con «archivos adjuntos largos y tediosos” puede crear 50g de CO2e. 

Se estima que el empleado de oficina promedio recibe 121 correos electrónicos al día, y que casi la mitad de ellos serán spam. Así que, si recibiéramos 60 correos electrónicos de spam, 31 correos electrónicos estándar y 30 correos electrónicos con archivos adjuntos, estos equivaldrían a aproximadamente 1.642g de CO2e por día. (Fuente: Alfabetización de carbono) 

Con estos números en mente, es importante que cancelemos la suscripción a los correos electrónicos que no tenemos tiempo suficiente para leer o en los que ya no estamos interesados. 

Esto no solo nos ahorrará mucho espacio en nuestra bandeja de entrada, sino que también ahorrará mucha huella de carbono.  

Acciones: 

  • Evita enviar correos electrónicos innecesarios 
  • Solo incluya su firma de correo electrónico en los nuevos correos electrónicos, no en las respuestas 
  • No reenvíes cadenas de correo electrónico largas, elimina lo que no es relevante 
  • No envíes una copia a muchas personas que no necesitan leer el correo electrónico 
  • Adjunta solo archivos esenciales e intenta adjuntar archivos más pequeños 
  • Enlace a archivos que ya ha almacenado en la nube, en lugar de adjuntar copias de ellos a los correos electrónicos 
  • Anular la suscripción a los boletines que no lees 
  • Apaga las notificaciones por correo electrónico en aplicaciones como Facebook 
  • No envíes una copia a muchas personas que no necesitan leer el correo electrónico 
  • Revise sus correos electrónicos para reducir la necesidad de enviar más correos electrónicos con correcciones e información faltante 
  • Elimina las cuentas de correo electrónico antiguas que ya no usas 

Beneficios empresariales: 

  • Empleados más eficientes 
  • Menos distracción del correo entrante 
  • Reducción del tráfico de correo electrónico 
  • Prácticas de trabajo más inteligentes 

  

Conclusión 

La buena noticia es que la tecnología (y los sectores de las TIC) siempre han sido el motor de la innovación, por lo que ahora es el momento de la colaboración para construir un enfoque veraz, creíble y estandarizado para recopilar y calcular nuestros impactos. 

En última instancia, incluir la sostenibilidad digital en nuestras operaciones y estrategias es un paso importante para identificar el impacto ambiental de las diferentes tecnologías que utilizamos y reducir a largo plazo nuestra huella de carbono. 

recursos adicionales

contenido relacionado

Suscríbete al blog

¿Te pareció útil este contenido? ¡Comparte!

Ir al contenido