Las Mejores Empresas para el mundo, no del mundo

Mejores empresas para el mundo, campaña buenos negocios

La perspectiva para las Empresas B, tanto en Chile como a nivel mundial, es de una alta tasa de crecimiento, las mejores empresas para el mundo. Con el cambio de mentalidad que ha tenido la sociedad, las comunidades tienen una mayor necesidad de negocios que entreguen otros beneficios. 

Además, la inclusión de estos nuevos modelos de negocio en los currículos universitarios, corresponde a un punto fundamental para inducir un cambio de mentalidad en los futuros profesionales. Es así como pueden conocer y tener una visión global enfocada en la preocupación por el medio ambiente y la comunidad.

Luego del establecimiento de B Lab, esta certificación comenzó a extenderse a varios países de América Latina de la mano de Sistema B. Esta organización finalmente comenzó a enfocarse en Argentina, Brasil, Chile y Colombia

Esta plataforma fue creada en 2010 para habilitar y escalar negocios que están redefiniendo lo que significa tener éxito en lo económico y en nuestra sociedad, utilizando los mercados para resolver problemas sociales y ambientales. Después de todo, lo que Sistema B promueve es la transición a economías sustentables, siendo la máxima prioridad el crecimiento y potencial de los negocios B en el área de la región.

De hecho, la primera empresa sudamericana en obtener la certificación fue Triciclos (Chile). Tal como revela su fundador Gonzalo Muñoz: “la idea que tuvieron los precursores de este tipo de empresas fue instalar en el mercado a estas compañías, posicionándolas como una innovadora solución, en donde la gobernanza, estatutos, y el deber de los ejecutivos y directores es muy diferente al tradicional».

En los últimos años, se han puesto en tela de juicio muchos problemas sociales y medioambientales, generando discusiones y debates sobre cómo abordarlos, planteando soluciones y así poder afrontarlos de manera correcta. La nueva generación de jóvenes y emprendedores están cada vez más preocupados por dichos problemas y entendiendo que el éxito no va de la mano solamente con maximizar las utilidades, sino que se debe tener una misión y una visión integral que abarque variadas perspectivas, trayendo beneficios a varios entes involucrados.

Es así como muchas empresas, antes que se conociera y se trajera el concepto de empresa B a Chile, ya operaban con una esencia y alma interesada en ser una compañía con políticas de trabajo justas, preocupadas por la comunidad, por los actores interesados, los trabajadores, poniendo en balanza no sólo entregar ganancias financieras a los accionistas, sino también estar conscientes de los problemas del entorno.

MEEl creciente número de empresas que consigue este tipo de certificación en el país representan cifras muy alentadoras, ya que muestran que el reconocimiento de las buenas prácticas, generando un interés positivo de los consumidores y la comunidad en general.

Además, es importante señalar que gracias al crecimiento que ha tenido este movimiento en Chile, se han creado diversas asociaciones estratégicas con unidades clave. De esta forma, se promovió el movimiento, se difundió y se ayudó a certificar a las empresas B y a la comunidad que se formó a partir de este tipo de empresas. Entre estos destacan InnovaChile CORFO, Acción RSE, Cámara de Comercio de Santiago y Ashoka.

Lo más destacable de todo el movimiento es que a pesar del tamaño, evolución y crecimiento de la comunidad en Chile, poco a poco las empresas que han optado por la certificación están afectando su industria, cambiaron modelos, elevaron el estándar de hacer negocios, e impusieron diferentes metodologías para alcanzar el éxito comercial. Un ejemplo anterior es lo que hizo la empresa Cumplo, que se basa en préstamos P2P, es decir, préstamos de persona a persona a la tasa establecida por ellos.

Esto muestra claramente que no es necesario ser un jugador importante en la industria para impulsar un cambio significativo dentro de ella, pero los objetivos y la visión deben ser claros, estar alineados con ella y ceñirse a ella.

 

Perspectivas futuras de las MEJORES EMPRESAS PARA EL MUNDO

La visión de Sistema B es realizar un cambio en la economía y no solo en el sector de las empresas B. Sin embargo, el foco de ellas está en resolver los problemas existentes. Para solucionarlos se realizarán actuaciones concretas en tres líneas de actuación diferentes.

El primer eje será facilitar el desarrollo de un ecosistema propicio para la consolidación de empresas B. En este sentido, los objetivos específicos de esta dirección son:

  • Política pública: consolidar políticas públicas destinadas a beneficiar de alguna manera a las empresas B.
  • Capital: debemos subrayar que sólo en Chile, las empresas B facturan mucho más de US$ 100 millones al año. El objetivo es que la industria de inversión tenga un impacto mucho mayor.
  • Mercado: se está trabajando en una mayor integración y creación de redes de comunicación entre las mismas empresas certificadas para reforzarse mutuamente
  • Universidades: académicamente, se espera que más universidades chilenas sean parte de la Red de Universidades B.
  • Liderazgo de Opinión: también es deseable que se destaque en la comunidad B un grupo de exponentes como líderes de opinión y difusores de este sistema. Además, para aumentar la eficacia de la difusión, se quiere establecer embajadores, cuya tarea principal será difundir y compartir las ventajas y beneficios de las empresas B.

El segundo eje es promover los resultados económicos, sociales y ambientales de las empresas B. Para lograrlo, las metas son las siguientes:

  • Mejores empresas B: la meta es que las empresas B mejoren sus resultados sociales, económicos y ambientales. Es decir, aprovechar talleres B o diferentes comunidades de apoyo para potenciar el impacto positivo generado.
  • Más empresas B: la meta es aumentar la representación de este tipo de empresas cuantitativamente mediante el número de certificaciones avaladas en este sentido.

El tercer eje trata de la consolidación institucional mediante la

  • Multiplicación viral: masificar la presencia de este tipo de empresas en todo el país.
  • Sustentabilidad económica: generar una posición financiera sostenible en el futuro.

 

Cambio de paradigma

Actualmente, el sistema que nos gobierna se basa en gran medida en el capital, y aunque no es un modelo inherentemente malo, las acciones que tomamos a diario hacen que el sistema sea adictivo.

Si bien creemos que el espíritu empresarial es el principal motor impulsor de la economía, no vemos que el régimen actual proteja las decisiones y acciones de empresas o individuos que dañan a la comunidad en su conjunto y/o al medioambiente.

Es por ello que nos damos cuenta de que el actual modelo de economía está desfasado con respecto a las demandas sociales que imperan en la actualidad. La visión tradicional ya no es compatible con la realidad en la que vivimos, donde los ciudadanos son autosuficientes y pueden crear ruido colectivo a través de cualquier medio disponible, un mundo donde la tecnología se está desarrollando a un ritmo acelerado, las desigualdades sociales se vuelven más evidentes y la brecha se amplía, y eventualmente todos estamos expuestos a externalidades negativas que pueden ser creadas por el mundo privado y público.

En tal sentido el estallido social evidenció, en parte, que la sociedad ha perdido la tolerancia de estos comportamientos, exigiendo mejores estándares a las empresas, donde prevalezca un modelo de gestión sana y comunitaria, obligando a quienes no se adaptan a estos cambios de psiquis ciudadana a lidiar con determinadas consecuencias.

Sin embargo, la solución al problema descrito anteriormente no cambia completamente el modelo de negocio. Aquí es donde nos encontramos con las empresas B. Además de todos los aspectos técnicos de cómo funcionan, cuáles son los pros y los contras, creemos que esta tendencia inducirá un cambio de moral y actitud en las empresas y ciudadanos.

Es este cambio de paradigma el que nos permitirá vivir en un mundo ambientalmente consciente y para el bienestar de la sociedad en general. Esto conducirá a una acción más ética por parte del mundo de las empresas, ya que pueden darse cuenta de que es posible obtener ganancias económicas, pero sin perjudicar a la sociedad ni al entorno.

recursos adicionales

contenido relacionado

Suscríbete al blog

¿Te pareció útil este contenido? ¡Comparte!

Ir al contenido